Se cierra un nuevo año en donde nuevamente las dificultades económicas, la vivienda y el paro son las principales preocupaciones de los españoles.
A pesar de las palabras optimistas del presidente Zapatero los invoncenvientes están, en mayor o menor medida dependiendo de la óptica con la que se mire.
Es cierto que la crisis hipotecaria que sacudió a Estados Unidos no generó una catástrofe pero igualmente se hizo sentir.
Si nos centramos en las encuestas solo un 21.1% considera la situación buena o muy buena mientras que el 46,1 la califica de “regular” y el 31,6 de “mala” o “muy mala”.
El año que viene la cosa parece seguir igual por lo que lo que resta es seguir luchando.
Cada uno es dueño de su propio destino, no hay economía que nos haga millonarios ni que nos hunda del todo. Nosotros decidimos.
Esperemos que en el año 2008 todos tomemos las mejores decisiones y que el balance sea por demás positivo.
Nos vemos el año que viene.

Compartir
Artículo anteriorTarjeta de crédito USB
Artículo siguienteHasta la vista, Baby
Abogado, redactor/guionista y bloggero, escritor y lector de lo relacionado a Educación Financiera y finanzas personales, un ahorrador nato que desea compartir sus experiencias positivas a través del Internet, y al que también le gustan los videojuegos, y pasar el rato con un buen rock en español