Tras un período de 45 años en el que esta situación estuvo prohibida, el gobernador del territorio norteamericano de la Florida, Rick Scott, ha aprobado un proyecto de ley que permite a las personas teñir aves y demás animales pequeños para su venta, lo que a su vez provocó una fuerte ola de críticas en las últimas horas.

El problema es que justamente esta legalización se produjo en el período previo a las Pascuas, y por tal motivo, existe la preocupación, explicada por el líder de la minoría del Senado Nan Rich, de que las personas compren muchos pollitos, conejos y otros animales de colores por la época del año, y luego de las fiestas los abandonen.

Hay que destacar además que esta posibilidad de teñir a los animales se añadió en último momento a la ley, que también permite vender animales con menos de cuatro semanas de nacidos, por parte de la senadora Ellyn Bogdanoff, quien intentaba satisfacer la petición de un criador de perros de competir con sus animales en concursos de belleza, otra de las cuestiones que tampoco han dejado muy contento al público local.

Sin ir más lejos, en el caso de los pollos, una de las especies más afectadas por esta nueva costumbre, los propios defensores de los animales han informado que el teñido es estresante para dichas aves, y que a la larga les pueden producir enfermedades, o hasta una menor expectativa de vida.

Por todos estos detalles, se espera que la ley vuelva a debate en las próximas horas, aunque no está nada claro acerca de si finalmente la misma dejará de ver la luz, ya que están en juego intereses de poderosos sectores de firmas que se encargan de vender los animales en la Florida. En cualquier caso, los entes existentes a fin de defender los derechos de los animales ya se han encargado de sentar su postura, en oposición a la nueva ley.