La tensión en el seno de la economía española no acaba de apaciguarse, la desconfianza y la inseguridad por parte de los grandes especuladores e inversores internacionales ha ido in crescendo durante las últimas jornadas, como habrán podido comprobar en la televisión y algunos periódicos. Esta situación se podría asemejar con mayor o menor similitud o parecido, quiero decir que tendremos que reclamar la atención de Robin, Batman, con el fin de solicitar su cooperación con el ejecutivo español para combatir el ataque de los villanos y la corrupción en lo más profundo del sistema. Nuestro estimado amigo Batman estaría encantado, como héroe público que es, de poder controlar absolutamente la situación financiera, la estabilidad de las empresas, y la sostenibilidad del mercado de valores. De modo que confío en las leyendas del cine, a veces la ficción supera la realidad. Hoy con más y mejores medios podemos pensar que recuperaremos la tranquilidad en Gotham, quiero creer que serán capaces de maniobrar y pactar con todas las fuerzas parlamentarias salvando un arriesgado y peligroso rescate de nuestra economía.

 

Por otro lado, el ministro Guindos nos ha presentado a un colectivo muy interesante para explicarles a pie de obra cual es el estado del arte de la coyuntura económica y social, se trata de un selecto grupo de inversores internacionales, un intento fructífero de reforzar su estrategia de comunicación exterior, no se trata de un típico road show, que tan pésimos efectos produjo durante la última legislatura. En este caso han sido un pequeño colectivo de gestores de algunas de las firmas de inversión más importantes que operan en Europa, podemos citar a Andrew Bosomworth, jefe de estrategia de PIMCO en Alemania, el mayor fondo de deuda del mundo, Jeffrey Taylor, jefe de renta variable en Europa de Invesco, en fin así hasta cinco grandes business man, considero que se aliarán con Batman e intentarán dar un capotazo a nuestra maltrecha economía.

 

Termino diciendo que mientras escribía este post me encontraba conectado, vía streaming, con la Librería Bernat de Barcelona, donde se presentaba la última obra del genial escritor Enrique Vila Matas, tomo de él la idea de evitar no hacer nada ante cualquier situación en la vida, alejarnos de aquel personaje llamado Oblomov, que es uno de los mayores gandules de la historia de la literatura universal.