yen.jpgAndamos todos un poco pensados con los tipos de interés que suben, las hipotecas que nos arruinan, el Euribor que enriquece y preocupa a los bancos a partes iguales, las inmobiliarias que se estrellan en la bolsa porque no queda más remedio dados los precedentes y alguna cuestión más.

No es raro, por tanto, que aparezcan noticias respecto a soluciones imaginativas alrededor de la hipoteca nuestra de todos los meses, a saber, hipotecas inversas, a tipo fijo, sin comisiones, etc… Y un tipo de préstamo de tipo novedoso son los referenciados en monedas extranjeras, cuyo paradigma suelen ser las realizadas en yenes.

Las ventajas que ofrece la divisa japonesa son claras puesto que, para que nuestra solución imaginativa tenga éxito, dependemos de dos factores fundamentales: el tipo de interés del país en cuestión y el tipo de cambio respecto a nuestra propia divisa. Y en eso, de momento, Japón se lleva la palma al contar con un precio del dinero irrisorio (0,5% frente al 4,36% que nos afecta) y, al tiempo, no tienen una moneda demasiado fuerte (1 euro son 164 yenes).

La peor divisa, sin embargo, es la libra esterlina (altos tipos y fuerte moneda) aunque el mayor enemigo serán las comisiones. No obstante, es esta una buena opción para personas con conocimientos en mercados de divisas y que estén bien aconsejados. Suerte aún así.

Vía: 20minutos.