yen.jpgPrincipio de acción-reacción. Ante los incrementos del Euribor que están encareciendo sobremanera las de por sí recargadas hipotecas, más de uno se está poniendo manos a la obra ofreciendo alternativas que mitiguen tan desolador panorama.

Aunque no suponen un descubrimiento espectacular puesto que ya se venían suscribiendo, las hipotecas referenciadas a divisas diferentes a nuestro querido e inflacionista euro pueden ser una opción que se vaya generalizando. Me temo que hasta el momento venían siendo más una propuesta del comprador con ciertos conocimientos, intuición o contactos. La novedad a destacar es que son las inmobiliarias quienes toman la iniciativa intentando introducir estas variantes con el actractivo de los bajos tipos (en el caso del yen al menos) pero con los riesgos inherentes a cualquier actividad económica.

Pero no acaban aquí las reacciones a la situación hipotecaria e inversora sino que también se relanzan las demandas de hipotecas blindadas, es decir, que cubran la eventualidad de una subidad de tipos. Lógico de todo punto aunque suponga retroceder hasta épocas pretéritas en que casi todas las operaciones hipotecarias se hacía a tipo fijo.

Hay que irse adaptando a las nuevas circunstancias aunque sea adoptando prácticas antigüas.