Cuando montas una pequeña empresa, una microempresa en un barrio, o en un pueblo, sabes que va a ser conocida porque hablarán de ello, porque a lo mejor han visto las obras pero, ¿realmente está ahí toda la publicidad que vas a darle? Yo creo que no, y es algo que has de saber, la publicidad es importante, muy importante.

Poner un negocio no quiere decir abrirlo y que te lluevan los clientes. A éstos tienes que ir a buscarlos. Y lo mejor que puedes hacer es mediante publicidad.

Qué publicidad puede resultar viable

Dependiendo del negocio que hayas abierto habrá una publicidad que te funcione más que otra. Ahí va a depender de tu negocio, los clientes a los que te dirijas y aspectos más personales de tu empresa.

Por ejemplo, el buzoneo, es decir, dejar propaganda de tu negocio en los buzones aún sigue funcionando bastante bien, es algo que, aunque sea poco, genera algunos clientes y si éstos quedan satisfechos la cadena está hecha porque te recomendarán a otros.

También poner carteles de tu negocio por el barrio o incluso salir más allá del barrio puede ayudarte a captar nuevos clientes. Y algo que no se hace mucho pero, visitar las demás empresas ofreciendo tus servicios, o tiendas donde puedas hablar con el dueño, a menudo también acaba por dar resultado.

Por supuesto, no puedes olvidarte de internet. Es posible que no te sirva si tu empresa es pequeña y no quieres llegar a abarcar mucho, al menos ahora pero te sorprendería  la gente de tu propio barrio o ciudad que puede buscar exactamente lo que tú estás vendiendo. No te cierres esa puerta, realmente funciona solo que en lugar de hacerlo de modo general (la publicidad) has de centrarla en la ciudad y/o pueblo donde estés establecido. Algo llegará desde ahí, seguro.