Si te has dado cuenta, en estas navidades los días principales de fiesta caen en domingo, lo que hace que, para los negocios, el día siguiente, lunes, sea fiesta porque está estipulado que toda fiesta en domingo se pase al lunes para poder ser disfrutada.

Sin embargo, una de las medidas que se quiere implantar en el país es que las festividades que caigan en día de semana (martes, miércoles, jueves, etc.) no se queden donde están sino que se muevan y se pasen a un lunes solo por disfrutarlas.

Esto tiene dos formas de verse. La primera, para algunos negocios, nefasta porque si no hay puentes de esa índole empresas como las agencias de viaje no podrán ofertar paquetes de viaje de varios días usando ese puente, o las personas no podrán irse de vacaciones en esos días porque serían como un fin de semana normal.

Por el otro lado, también hay beneficios, por ejemplo, la desconexión, es decir, que las empresas hoy día se paralizan cuando los proveedores o distribuidores no trabajan, así que, si no hay puentes para nadie, el mercado sigue su curso sin tener que lamentar nada.

Esto por ahora es una medida que se quiere llevar a cabo y seguramente se hará teniendo que acostumbrarnos. Lo cierto es que muchos otros países lo hacen y no es algo malo, ni da tantas desventajas a las empresas sino que, a la larga, son más beneficios que otra cosa.

Habrá que ver si en España la medida es bien aceptada o nos cuesta más adaptarnos a ella (cosa que no creo ocurra pero podría darse). Al menos es una medida novedosa que, quizás con el tiempo, de un buen resultado para el país y la economía del mismo, algo que debemos relanzar para salir del bache en el que estamos metidos desde hace bastante tiempo.

También te puede interesar:
Los temidos puentes y acueductos