Las 10 formas más estupidas de ahorrar dinero (II)

3. Prepara tu mismo la comida de tu gato
Todos sabemos que la diferencia entre el bienestar y la pobreza estriba en el euro que cuesta una lata de comida para gatos. No hay ninguna razón (fuera de las humanitarias) para que tu felino no contribuya con su grano de arena a la economía doméstica. Y la red es un valioso terreno a ese respecto: Suite101 ofrece una serie de recetas para preparar un espantoso amasijo con estos de carne, verdura y pan que, seguramente, hará que tu gato te abandone en busca de mejores horizontes, ahorrándote los gastos de su manutención.

gatito

6. No comas lo domingos
Fasting: The Ultimate diet (escrito a seis manos por llan Cott, Jerome Agel, Eugene Boees, evidentemente para ahorrar el dinero que les significaría escribir un best seller nutricional a cada uno) es una obra que pone el dedo en el llaga: ¿De dónde proviene la mayor parte de nuestras aflicciones, problemas de salud y financieros? Sí: por comer. La solución: dejar de comer… por lo menos un día a la semana. Es tan simple que sospechamos que, en secreto, todos los ministerios económicos del mundo se han puesto de acuerdo para elevar el precio de las commidities, y así obligarnos a comer sólo de lunes a viernes. Para los autores de Fasting, saltarse una cena a la semana significa un ahorro del 5% en el presupuesto destinado a la comida. Y no comer los domingos (cuando la estadía en casa nos deja con el refrigerador a unos pasos) significaría nada menos que un ahorro del 25%. Como placebo alimenticio recomiendan La guerra y la Paz de Tolstoi. No, no que te lo comas, sino que lo leas acostado para ahorrar calorías….

Fuente | Cracked

Ir arriba