Aunque la normativa indica que las empresas españolas hace años que no pasan por su mejor momento, esta frase no es del todo aplicable a la totalidad de sectores de la industria, considerando como recientes estadísticas han demostrado que nuestro país se mantiene a la vanguardia de la moda a través de sus firmas, liderando este ránking internacional junto a Francia e Italia, que siempre han sido íconos del mismo.

De hecho, si a nivel internacional se suele considerar que los “franceses son los amos del lujo y los italianos del prêt-à-porter”, España se ha establecido en los últimos como el sitio ideal para que se establezcan, o surjan de aquí mismo, las marcas de moda más admiradas y buscadas del mundo, de forma tal que los ojos de este sector de la industria permanecen puestos en las firmas nacionales más que en ningún otro.

En tal sentido, una de las máximas exponentes de la moda española, como lo es la diseñadora Agatha Ruiz de la Prada, ha afirmado en recientes declaraciones a la prensa que “está claro que ni el lujo ni el prêt-à-porter son españoles, pero sí lo son las marcas que más se consumen en el mundo”, de forma tal que nuestro país posee un elemento sumamente enriquecedor para todos los que viven de esta industria.

Por otro lado, la distribución de las materias primas textiles para la posterior confección de prendas, también señala a España como uno de los territorios más beneficiados del mundo, y para eso basta sólo con mirar los números y estadísticas que denuncia Inditex, la empresa más grande del mundo en este sentido, y que se encarga de proyectar una enorme cantidad de moda a nivel internacional desde sus talleres.

Incluso, si consideramos que la creatividad de los españoles viene desde hace tiempo, con nombres propios dentro de la moda como Balenciaga, Paco Rabanne y Fortuni, considerados todos ellos dentro del selecto grupo de los grandes de esta industria, se estima que es la que menor riesgo corre en el país, junto con sus compañías, claro está.