destruccion documentos confidencialid

Recientemente, se han dado multitud de casos de violación de sistemas de grandes compañías. Algunos de estos casos han trascendido en los medios de comunicación de todo el mundo, como el caso de PayPal en EEUU. En otros, se han puestos a disposición pública miles de datos sobre clientes de empresas. Todo esto hace que las empresas se hayan empezado a tomar muy en serio los temas de seguridad de sus registros, ya que una fuga de estas características puede crear un daño para la imagen de la empresa, a veces, irreparable.

Por todo esto, hay muchas organizaciones que se han decantado por buscar empresas que le den el servicio de almacenamiento de archivos. Estas empresas poseen infraestructuras donde los mecanismos de seguridad son de alto nivel. Recientes encuestas han mostrado que, cada vez, con más interés muchas organizaciones están contratando este tipo de soluciones para la gestión documental. Estas encuestas, muestran que, en efecto, la pérdida de información por parte de grandes compañías roza niveles preocupantes en los últimos años.

El 90% de los ingenieros informáticos de las compañías encuestadas afirman con seguridad que, sus datos están protegidos eficazmente. Pero aún con eso, ninguno puede estar seguro al 100% de la seguridad de sus sistemas. Fallos de sistema, hackers o desastres naturales, como el ocurrido en Nueva York el año pasado con el huracán Sandy, hacen que sea imposible estar completamente a salvo de pérdidas de datos.

Otros dato destacable de la encuesta es que la gran mayoría de estos ingenieros no están seguros sobre las consecuencias que podrían acarrear la acción de un desastre natural sobre sus sistemas. En conjunto, un 38% de los ingenieros afirmaron que habían sufrido algún tipo de incidente respecto a la seguridad de sus datos y registros, pero todo ese porcentaje solo el 16% fue achacado a causas naturales. Por desgracia hay zonas mucho más propensas a que ocurran desastres de este tipo como, huracanes, ciclones, inundaciones, etc. Por ejemplo países como EEUU, Australia o Japón, han sufrido las consecuencias recientes de este tipo de desastres.