apertura3enero20077.jpgLos títulos de los libros, al igual que los titulares de las noticias o de los post, dependen mucho de la temática del volumen o del estilo escogido. No es lo mismo ponerle nombre a una novela de ficción que a un ensayo histórico. Carlos Sánchez, seguramente su editorial, ha elegido uno muy sugerente para una obra que se mete en las profundidades del poder económico de este país.

Se denominó “nuevos ricos” a los que dieron los “pelotazos” en la década de los 80, cuando las condiciones de crecimiento empezaron a dar pie para ello. En esta obra, sin embargo, se escribe sobre empresarios, hombres y mujeres, de sólidas bases aunque sus procedencias sean de diferente índole y no necesariamente de los “de toda la vida”.

Siempre es interesante leer y, por supuesto, también las ediciones en clave económica, donde se desvelan entresijos de los inicios modestos de más de un actual líder en su sector. Sin embargo, gran parte de los exitos descansan en lo que se desarrolla en la sombra, fruto de las gestiones de los lobbyes o grupos de presión. Que en España también existen aunque no se diga. 

Enlace: ElConfidencial.