Si tenemos en cuenta el informe denominado “European Non-Life Sector Faces Further Economic Uncertainty”, lanzado en estas últimas horas por la compañía A.M. Best Co., la actual situación posterior a una fuerte crisis económica en la que se encuentra inmersa la Comunidad Europea, determinará en los próximos tiempos, serias dudas en cuanto a la rentabilidad que puedan tener los seguros de no vida.

De hecho, si bien no se deja de destacar que “el mercado europeo de seguros primarios cuenta con fuertes niveles de capital”, los especialistas en la materia indican que según sus pruebas, realizadas entre fines del año pasado, y mediados de este, las aseguradoras y reaseguradoras domiciliadas en la zona euro, que posean buena parte de sus negocios en la zona, están ante un tiempo que puede ser considerado como “de incertidumbre”.

En este contexto, la compañía explica que ve poca positivas las próximas intervenciones que las aseguradoras de no vida puedan llegar a tener en Europa en un corto plazo, debido a algunos problemas estructurales que registran, y muchos de los cuales derivan, de forma directa, de la crisis financiera destapada en 2008, y que hoy abarca a la mayoría de los países europeos.

En este sentido, se debe señalar por caso la palabra del titular del análisis, Stefan Holzberger, quien ha manifestado que “pese a la preocupación por los balances de situación, los fundamentos operativos de la mayoría de las empresas siguen siendo fuertes, pero si las condiciones empeoran más allá de los escenarios previstos por las pruebas de resistencia es posible que sea necesario aplicar nuevas acciones de calificación crediticia negativas .”

Además, el señalado informe también sostiene que si bien las aseguradoras europeas se encuentran intentando revertir la situación, mediante una manifiesta intención de subir la mayor parte de sus tarifas, los márgenes actuales ya son aceptables en términos generales, y eso podría provocar sólo más dolores de cabeza a la hora de obtener más clientes.