La frase “el emprendedor es quien puede despertar a una sociedad clorofomizada” ha servido para arrancar la ponencia de Marc Vidal, ex-Director General de Cink desde ayer, según él mismo ha desvelado nada más subir al escenario.

Marc ha jugado con ejemplos prácticos para demostrar que la forma de manejar el dinero generalmente es contraria al emprendedor, una figura en crisis constante y que además en España, no se equipara con los inmigrantes que tenemos en nuestro país. Resulta, que los emprendedores nacionales son en su mayoría no españoles. Que el hambre y la creatividad conducen a un producto exitoso, y como Marc se cansó de lo que hacía, pues hace escasas horas ha dimitido de su cargo en Cink. Pero también hay otro motivo por el que a partir de ahora se dedicará a otras cosas: porque “la crisis no existe, es un nuevo estado social al que hay que acostumbrarse y amoldarse, y no hay más remedio que adaptarse al cambio.”

A partir de ahí Vidal ha sabido sacar partido pegas y problemas a casi cualquier perfil de emprendedor, con más o menos razón, en el escenario actual. La clave está en la perspectiva y el punto de vista que se tenga ante cualquier situación; básicamente, eso del vaso medio lleno o medio vacío.

En el escenario actual, las claves del emprendedor, según Vidal son las siguientes…

  • No buscar elogios, nunca
  • Asumir culpas y responsabilidades,
  • Aprovechar la oportunidad, porque de algo pequeño puede salir algo muy grande
  • Prometer lo que NO se sea capaz de cumplir, porque empuja a esforzarse para conseguirlo.
  • Hacer lo que no se puede hacer
  • Cometer errores también es una vía de aprendizaje
  • Si uno no se pierde jamás sabrá encontrar nuevos caminos
También te puede interesar:
1 de cada 2 empleados quiere emprender para dejar a su jefe

Básicamente se trata de “lo mismo de siempre”, y es que Marc Vidal no ha desvelado nada realmente nuevo. Pero sí que ha dado en el clavo en cuanto al título de la charla: “El club de los soñadores” porque para muchos de los presentes -a partir de los soplidos que soltaban en el auditorio- hay que soñar para poder decir que la crisis no existe. Pero por contra, Vidal ha sido literalmente asaltado por muchos de los asistentes cuando se ha bajado del escenario.