Septiembre es para muchos el mes más duro del año. Este mes es sinónimo de vuelta a la rutina diaria, lo que para muchos se convierte en el famoso síndrome postvacacional. Se trata de un problema, que según el portal Acierto, puede llegar a afectar entre el 45% y el 65% de los españoles que vuelven al trabajo durante este mes. Aunque este problema afecta por igual tanto a mujeres como a hombres, aquellos que tienen menos de 40 años son más propensos a sufrirlo.

Fatiga, falta de energía y apetito, cansancio, malestar físico generalizado, sensación de sueño, incapacidad para concentrarse, etc., son algunos de los síntomas que pueden padecer estos trabajadores. De la misma manera, la depresión postvacacional también hace mella emocionalmente, ya que las personas que lo sufren suelen mostrarse tristes, irritables, apáticas y nerviosas.

La depresión postvacacional suele afectar a aquellas personas que no se sienten valoradas en su puesto de trabajo o que no cuentan con un buen ambiente laboral. A pesar de esto, es posible combatirlo siguiendo unos sencillos pasos.

Cómo superar la depresión postvacacional

Uno de los pasos más importantes para hacer frente a este problema, es dormir bien durante las horas aconsejadas. Es recomendable despertarse con tiempo para evitar el estrés que puede generar llegar tarde. Volver a la rutina y a los buenos hábitos de forma gradual unos días antes de incorporarse al trabajo también puede ser de ayuda.

La actitud positiva también nos ayudará a evitar caer en la depresión postvacacional. En estos casos, es bueno no dejarse llevar por los problemas que puedan surgir. Tampoco es bueno sobrecargarse de trabajo e ir cogiendo el ritmo poco a poco. Como consejo, planear el trabajo de antemano, sin autoexigirse ni presionarse demasiado.

Llevar una buena alimentación también puede ayudar. Si es tu caso, lo más recomendable es que trates de comer proteínas y de hidratarte bien. Comer de forma ligera durante tu jornada laboral puede ayudarte, puesto que evitará que tengas una digestión pesada mientras haces tus labores. Ir al gimnasio o hacer ejercicio en casa hará que segregues endorfinas y que tu sueño se regule.

¿Cuándo debes consultar a un especialista?

Es muy importante no confundir la conocida depresión postvacacional con un verdadero trastorno depresivo. El primero de ellos suele durar un par de semanas como máximo y que es bastante normal. Solo se necesita un poco de paciencia para vencerlo.

No obstante, si este malestar se prolonga durante más tiempo puede ser necesario consultar a un especialista. Si estás en esta situación, te conviene saber que un seguro de salud puede ayudarte. Gracias a este tipo de pólizas, puedes tener acceso a psicólogos y psiquiatras, imprescindibles en estos casos, rápidamente.