El secretario general del colectivo de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha), José María Mollinedo, señaló que la bolsa de fraude en España ” ronda el 23% del PIB y acapara la cuarta parte de los billetes de 500 euros de la zona euro”. Un dato que surge a la luz del reciente escándalo fiscal entre Alemania y el Paraíso Fiscal principado de Liechtenstein.

 
Gestha asegura que formas más socorridas para evadir impuestos están relacionadas con el capital mobiliario e inmueble (cerca del 93% de todos los bienes y derechos declarados).

 
El cruce de datos entre la banca privada y la base impositiva del IP arrojó datos por lo menos curiosos: el 18% de aquellos con bienes superiores a medio millón de euros comete fraude fiscal.  La regla del “mayor es la fortuna, mayor la defraudación” se cumple a rajatabla: dentro de esta porción de defraudadores, el 45% posee fortunas de entre uno y diez millones de euros. O dicho claramente: nueve de cada diez millonarios no pagan sus impuestos.

 
Actualmente, la recaudación de las 2.525 personas que declaran un patrimonio de entre 6 y 30 millones de euros supone el 10% de la recaudación del IP.

Seguramente, en los próximos días veremos un notable incremento de los vuelos de primera clase al Principado de Liechtenstein.