Quienes llevamos cumplidos unos años, recordamos con cierta nostalgia aquel reclamo publicitario ideado por el gran publicista y experto en marketing, Roberto Arce. Ese anuncio consiguió que descubriéramos las comodidades de los ferrocarriles españoles, ya empezaban a modernizarse y considerar la puntualidad como algo serio, algo que había que cumplir a rajatabla. Por aquellos años ya disfrutaba España del desarrollismo económico y del seiscientos, los atascos en las carreteras, sobre todos en los periodos vacacionales. No es mi intención dedicar este post a los ferrocarriles, que indudablemente se ha prosperado mucho y bien, y no hablamos del tren de alta velocidad aunque creo que hay más AVES que viajeros.

La idea es comentar lo bueno que sería engancharse a una de las locomotoras, ahora ya en términos de análisis económico, que ciertamente están tirando de sus economías. Nosotros tenemos una muy cercana, pero es demasiado severa y rígida con los países periféricos. Hablamos de Alemania, que parece que está creciendo muy bien, está creando empleo y aumentando sus exportaciones, pero no le da la gana de autorizar emisiones de euros para sanear de una vez la eurozona, el Bundesbank está ejerciendo de policía monetaria y de sombra molesta para los países más débiles. Por lo tanto esta locomotora nos ayudará pero muy tímidamente, si acaso contratando a  jóvenes con talento que no encuentran trabajo en nuestro país.

La locomotora que sí nos podrá ayudar más, son los Estados Unidos, recientemente el presidente de la Reserva Federal ha reaccionado con energía para ayudar a la economía a crear empleo y regarla de liquidez, que circule el dinero por las venas de ese enorme y gran país, así es posible que se vean incrementadas sus compras de bienes y servicios “Made in Spain”. La broma de Bernanke ha significado la compra de 40.000 millones de activos hipotecarios mensuales con carácter temporal ilimitado, asimismo mantendrá la denominada operación “Twist” para canjear 85.000 millones de dólares mensuales en bonos de deuda soberana a corto plazo por otros a mayor vencimiento. Y por si faltaba poco, la FED mantiene su compromiso de no tocar los tipos de interés, una banda cercana  a los actuales del 0,25%.

Comentar igualmente que el Banco de Japón ha aprobado por unanimidad una inyección de liquidez de diez billones de yenes (96.911 millones de euros) adicionales en la economía nipona, esta medida contribuirá a incentivar y dinamizar el consumo y la inversión, las exportaciones y las importaciones, siempre con moderación y vigilantes ante la incertidumbre de la economía del euro.

Y aquí estamos rodeados de recortes y de inseguridad ante el futuro más inmediato, políticas de austeridad que agudizarán la recesión y el aumento del paro. Consideremos los años que vamos a necesitar para poder financiar la deuda y los intereses, esta va a  ser la triste herencia que les dejaremos a nuestros hijos y nietos. Necesitamos una locomotora con urgencia que nos arrastre y nos saque de este profundo malestar económico.