Se ha hecho conocido esta semana, el caso de una pareja de lesbianas inglesas, residentes en Ecuador desde hace cinco años, quienes se encuentran en medio de una batalla legal en este país para inscribir a su hija, de cuatro meses de edad y concebida por inseminación artificial. El problema, básicamente, es que existe un vacío legal por el cual no han podido inscribir legalmente a su primogénita en el Registro Civil de este país.

La cuestión es que en Ecuador existen una serie de diferencias entre la Constitución aprobada en el 2008, en la que se reconoce la igualdad de derechos de las personas homosexuales, si se la compara con la legislación vigente de la agencia de identificación; ya que si bien la Constitución “reconoce la familia en sus diversos tipos”, el Registro Civil tan sólo permite que los recién nacidos sean inscritos con el apellido de un hombre y de una mujer o con los de la madre soltera.

El problema en este caso es que la pequeña, llamada oficialmente Satya Amani Bicknell Rothon, quien llegó al mundo en diciembre de 2011 en el seno de una pareja de lesbianas, no está contemplada para ser inscripta con el apellido de las dos madres, por lo que la bebé actualmente no puede ser parte oficial de los habitantes de Ecuador.

En declaraciones a la prensa internacional, una de sus madres, Helen Bicknell, ha explicado que “legalmente mi hija no existe”, circunstancia que no sería tan terrible si no tuviéramos en cuenta que, a raíz de esta situación, no puede acceder a servicios básicos como la salud, tener cédula o carné de identidad, ni tampoco salir del país, para ir a visitar a sus abuelas que aún se encuentran en Gran Bretaña.

Lo curioso del caso es que más allá de que las madres residen hace cinco años en Ecuador, donde legalizaron su unión de hecho y cuentan con los mismos derechos y obligaciones que especifica la Constitución nacional para todos los matrimonios residentes en el país, no existe ningún tipo de aval legal para que la niña pase a formar parte de su vínculo, y como mencionábamos, sea inscripta en el Registro Civil.