Si has pensado en comprar una segunda vivienda y no sabes cómo tributarla, es importante que sepas que el proceso suele ser un poco complicado, por lo que es muy útil y te ahorrará tiempo contar con asesoría y apoyo. Debes saber que es posible desgravarse.

Si fue hace poco que decidiste comprar una casa o en tal caso piensas hacerlo, seguramente una de las preguntas que más ronda tu mente es como tributa la segunda vivienda, y no está mal que te lo preguntes, ya que esto de la renta siempre se vuelve un proceso un tanto complejo del cual no podrás salir si no tienes un buen asesoramiento. A continuación, conocerás de forma sencilla cuánto tendrás que pagar a Hacienda por ella y cómo puedes hacerlo.

¿Hay alguna posibilidad de desgravar la segunda vivienda?

Algo que se debe recordar es que las propiedades adquiridas después del 1 de enero del 2013, no pueden ser deducidas. Sin embargo, toda aquella propiedad que fue adquirida antes de esa fecha tiene derecho absoluto a ser desgravada. Pero, para una segunda residencia no tendrás posibilidad de rebajar, ya que esta no será tu vivienda permanente.

Aun así, el hecho de que no pueda ser rebajada no quiere decir en lo absoluto que no se deba declarar ante Hacienda, inclusive tienes la obligación de hacerlo si esa vivienda no está siendo alquilada y, por ende, no genera beneficios para el propietario. Así como también los pagos de los impuestos generados tras la compra siempre deben estar al día.

Cómo puedes tributar la segunda vivienda

Estas residencias por lo general reservadas para vacaciones, se encuentran dentro del régimen de imputación de rentas inmobiliarias del IRPF. La renta que se imputa en estos casos corresponde al 2% del valor catastral del bien o del inmueble adquirido; si por alguna razón el valor catastral ya fué determinado, revisado o modificado de algún modo con anterioridad, entonces el porcentaje correspondería ahora al 1,1% del mismo valor.

También te puede interesar:
Hacienda aún no me ha hecho la devolución de la renta ¿qué puede estar pasando?

Si en algún momento deseas alquilar esta casa durante esos meses que no la utilizarás, tendrías entonces que tributar por ella por los rendimientos del capital inmobiliario; siendo ese el caso, recibirás una reducción del 60% de todos esos ingresos netos que genere el haber alquilado tu inmueble.

Lo anterior quiere decir que si el neto de ganancias por el alquiler es de 1.000€, aplicándose la reducción de 600€ (60%); de cara a Hacienda el rendimiento de capital inmobiliario que obtuviste del alquiler sería de tan solo 400€.

Cómo puedes observar con la anterior explicación, la declaración de renta para tu segunda vivienda es bastante llevadera. Esto es así sobre todo si la compraste por los beneficios que te concede esta estancia vacacional.

Pero para evitar todos aquellos gastos que pueden surgir de imprevisto, deberías estudiar con sumo cuidado y atención el contrato de compraventa de la residencia que se desea adquirir antes de hacerlo.

Aspectos que no debes olvidar

Al comienzo del artículo, se mencionó que estos temas que tienen que ver con Hacienda no son nada fáciles de llevar, pero todo esto es aparente, si tienes a alguien que te apoye en el transcurso de la inversión que deseas hacer, todos esos problemas pueden desaparecer.

Así que no lo olvides, no sacrifiques la comodidad y el placer que puedes obtener al adquirir una segunda vivienda por el miedo de no saber cómo solucionar el papeleo con Hacienda. Recuerda que si quieres obtener grandes beneficios por algo, siempre debes hacer sacrificios y este sí que vale la pena.

También te puede interesar:
Ejecución hipotecaria: esa gran desconocida

Recuerda además pensar en tu futuro. Por lo general, lo que nos termina motivando para decidir entre una vivienda u otra es su precio pero hay muchos otros aspectos importantes a analizar, como por ejemplo, la zona donde está ubicada, el movimiento del mercado en cuanto a su posible revalorización, las posibilidades concretas de generar mejoras, reformas y modificaciones para agregar valor, entre otros.