Si hace algunos días informábamos que tras tres períodos de descensos consecutivos, los pedidos de seguros por desempleo en Estados Unidos habían crecido en unos 13.000 la semana pasada, lo que se estimaba como su mayor registro desde el pasado enero, según explicó oportunamente el Departamento del Trabajo nacional.

Posteriormente, y para tranquilidad de los analistas internacionales, a lo largo de esta semana podemos informar que los mismos pedidos de seguros por desempleos en Norteamérica han disminuido en alrededor de 2.000, al resultar un total de 386.000, y aunque se mantienen en el mayor nivel desde enero, comienzan a evidenciar una baja que se hacía esperar.

Hay que destacar en el mismo sentido, que si bien los especialistas en la materia proyectaban un descenso de 5.000 reclamaciones, sobre el dato original de 380.000 pedidos de seguros informados para la semana terminada el sábado 7, en aquel momento las cifras indicaban unos 386.000 pedidos, que en estos últimos días se han disminuido hasta 386.000, lo que le da algo de tranquilidad al mercado.

Al mismo tiempo, el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos emitió un informe oficial, en el cual se encargó de indicar que el promedio de las solicitudes que se llevan a cabo en ñas últimas cuatro semanas, también registró un indicador algo más estable, con un promedio de 374.750, y un avance de 5.500, lo que igualmente también se establece como el mayor registro en cuatro meses.

Por otro lado, si pensamos en el número de ciudadanos norteamericanos que siguió recibiendo el beneficio, aumentó desde los 26.000, hasta alcanzar los 3,297 millones en la semana mencionada, hasta el sábado 7. De hecho, hace exactamente un año atrás, 3,736 millones de personas estaban dentro del programa oficial de asistencia al desempleo, que de todas formas comenzará a ser vigilado de cerca en las próximas semanas, a fin de evitar que se produzcan nuevos picos.