g23p37f1.jpgDebido a la sobreoferta y los bajos precios de venta, en el Pasajes (Guipúzcoa) a principios de Agosto se tiraron 8 toneladas de merluza, un movimiento que elevó el precio y ha “estabilizado” el mercado.

Antes de lo que muchos calificarían como un desperdicio criminal, el precio de la merluza fijo dentro de la UE era de 2,74 euros para piezas grandes (entre 1 y 1,5 kgs) y 2,70 para las pequeñas (entre 1 kilo y los 600 gramos), en tanto que las compañías pesqueras creen que un precio justo iría de los 3,60 a los 6 euros.

Algo que no parece muy lejano, pues el desecho ha “estabilizado” los precios en 3,63 euros.

Los bajos precios y la competencia de la merluza proveniente de Dinamarca y África “obligó” a los pescadores de Pasajes a tirar a la basura más de 18.000 kilos de pescado entre julio y agosto.

Al parecer, este desperdicio figuraría como “excedente“, y sería pagado por la UE. Y en virtud de que se trataba ya de dinero en los bolsillos de los pescadores, nos preguntamos: ¿Era necesario?

Y después nos escandalizamos de que los Argentinos tiren la leche.

También te puede interesar:
Bancos, los cínicos de hoy día