¿Qué es un préstamo puente y quién puede beneficiarse de él?

El préstamo puente es un tipo de crédito especial, al que se suele recurrir cuando hay una necesidad urgente de financiación. Una de sus mayores particularidades es que tiene un carácter temporal, ya que su función es servir de transición hasta que se formalice el préstamo definitivo.

Es preciso que el prestatario ofrezca una garantía de ingresos futuro que le permita garantizar la devolución del mismo. Se presenta como una solución muy interesante tanto para empresas como para personas físicas que deban hacer frente a un pago inmediato.  En caso de precisar de más información sobre los sobre los préstamos puente, siempre puedes ponerte en manos de TQ Eurocredit, uno de los grandes referentes del sector.

¿Características de los préstamos puente?

El préstamo puente es un producto que puede resultar desconocido para muchas personas. Sin embargo, sus prestaciones le convierten en una opción muy interesante como comprobaremos a continuación.

  • Es una solución a tener en cuenta cuando se requiera de liquidez en un momento determinado.  Cubre una necesidad inmediata de financiación ante importes de gran cuantía.
  • Facilita una mayor flexibilidad, ya que el plazo de la cuota es negociable.
  • Opción a tener en cuenta cuando se busca el crecimiento de un proyecto o empresa.
  • Poder adquirir una nueva vivienda sin que sea preciso desprenderse con urgencia del inmueble actual, que en muchas ocasiones acaba vendiéndose con un valor inferior.
  • Una vez que la situación financiera se haya restablecido será posible amortizar la cantidad pendiente.

Antes de contratar el préstamo puente, el usuario debe saber que se trata de una operación en la que se debe aportar una garantía inmobiliaria. De no poder hacer frente a la devolución del crédito podría enfrentarse a la pérdida de dicha propiedad.

¿Quién recurre a los préstamos puente?

En la actualidad, tanto las empresas como las personas físicas están atravesando por una época un tanto preocupante en lo económico. En ocasiones, con serios problemas para llegar a final de mes o para alcanzar sus expectativas.

En el caso de las compañías o profesionales por cuenta propia, es posible que en algún momento precisen de una inyección de liquidez con cierta urgencia para solventar una deuda con la Agencia Tributaria, afrontar unos alquileres atrasados, satisfacer las nóminas de sus empleados o simplemente asumir aquellos gastos que implica una caída de los ingresos. En caso de que tengamos la certeza de que se trata de algo circunstancial, el préstamo puente es una opción a tener muy en cuenta.

Otros que suelen hacer uso de este tipo de producto son los promotores. Por lo general cuando ya disponen de un terreno, pero carecen de la suficiente liquidez para la adquisición de materiales, asumir las licencias o la contratación de una constructora.

También hay que hacer una especial mención a las personas físicas, que tampoco se libran de los contratiempos financieros. Suelen encontrar en los préstamos puente la fórmula perfecta para hacer frente a todas aquellas deudas que han acumulado, abonar los primeros trámites de una herencia o afrontar la entrada de un nuevo inmueble sin la necesidad de malvender por las prisas la propiedad en la que se reside.

Las ventajas por las que puede resultar interesar este tipo de crédito

Este producto puede resultar muy atractivo para determinados clientes. Es posible sacarle mucho rendimiento en ciertas situaciones por las siguientes características que presenta:

  • Mientras se está con el préstamo puente no se abona nada de capital. Solo se pagarán los intereses generados del préstamo, y no será hasta que se alcance el objetivo cuando se haga frente a dicha devolución.
  • Se trata de una operación totalmente segura y que cuenta con las máximas garantías. Comprueba que la financiera a la que recurre disponga de la suficiente experiencia y esté regulada por el Banco de España.
  • Capacidad de obtener financiación sin tantos trámites y con más rapidez en comparación con los métodos que emplean las entidades bancarias.

La situación de cada cliente se analiza con total discreción.

Ir arriba