empresa no funciona

Si tienes una PYME, y estás viendo como el negocio se viene atascando en los últimos tiempos, conviene que siempre tengas una serie de soluciones mínimamente establecidas de antemano, de forma que no te pille por sorpresa una delicada situación económica por ejemplo, o una lucha de intereses con tus trabajadores.

Lo primero que deberás tener en cuenta, en este sentido, es que tienes que apostar por reducir el nivel de incertidumbre, ya que se trata del primer factor que hace que todo funcione mal dentro de la compañía. Para ello, tenemos que comenzar a trabajar directamente sobre los datos e indicadores, que nos explicarán cuál es la decisión más racional posible en este sentido.

Además, cuando te encuentres decidiendo qué camino vas a seguir, tienes que pensar que los criterios personales son tan importantes cómo cualquier otro a los que puedas llegar luego de una exhaustiva evaluación de los registros de la firma. Del mismo modo, no es igual que sólo una parte de la compañía no esté funcionando, a que los problemas se presenten en la totalidad de ella, como las soluciones no serán semejantes.

Cuando hayas analizado todos los elementos anteriores, no puedes dejar de pensar que las personas también deben ser sometidas a una evaluación, tanto tú mismo desde el rol que te corresponde, como todos los que se encuentran debajo de ti, para de ese modo llegar a una serie de soluciones tendientes a mejorar el rendimiento de cada uno de los que forman parte de la compañía.

Por otro lado, piensa cuando te encuentres en esta situación, que debes dejar los impulsos de lado, ya que no son una buena guía a tener en cuenta. Aquí no se trata de amor propio, sino de frialdad para los negocios. Recuerda que lo único que importan son los hechos, y no los prejuicios ni ninguna otra cosa.