Parece que las últimas estadísticas, alarmantes en cuanto a la cantidad de fraudes que se cometen en el ramo de seguros de automóviles, han dado coraje a las distintas compañías de este segmento para lanzar una increíble -por su extensión- base de datos que contendrá información sobre los vehículos que han desaparecido debido a un robo o que han quedado completamente siniestrados tras un golpe o un incendio.

Este nuevo fichero, que ya ha sido avalado incluso por la Agencia Española de Protección de Datos, tendrá el principal objetivo de ayudar a las firmas en lo que respecta a la identificación de los coches que pudieran ser afectados por algunos de los accidentes citados anteriormente, aunque no contendrá más información acerca de las personas que pudieran recibir un pago de parte de las aseguradoras, para resguardar su seguridad.

Para el caso, se ha hecho oficial mediante un comunicado de prensa, que los distintos automóviles que formen parte del fichero, serán monitoreados a través de su número de bastidor o Número de Identificación del Vehículo. Incluso, la adhesión a la iniciativa ya ha sido anunciada por hasta 15 entidades del ramo, entre las cuales suman el 75% de las primas que actualmente se encuentran en vigencia, lo que habla del éxito de este proyecto.

De todas formas, se espera que el programa recién entre en funcionamiento pleno en el año 2013, momento en el cual Tirea comenzará a funcionar como firma gestora ante las demás compañías. De igual manera, se ha anunciado que las posibilidades de este fichero por el momento siguen siendo limitadas, ya que afectará solamente al ramo de los autos, aunque otros segmentos de seguros ya comienzan a echar el ojo a la situación para copiar algunas de las medidas.

Sin ir más lejos, aún quedan por analizarse otras líneas de negocios que también tienen gran aceptación en la sociedad nacional, como por ejemplo los seguros de vida riesgo, las pólizas industriales, y demás, pero los automóviles han sido seleccionados para esta iniciativa debido a que se trata de la rama de seguros más relevantes para muchas compañías, y también la que mayor cantidad de intentos de fraude sufre.