Según ha anunciado el Ministerio de Medio Ambiente sudafricano, luego de una regulación firmada el 30 de marzo por la ministra del sector, Edna Molewa, Sudáfrica procederá a endurecer las leyes sobre la caza de rinocerontes, con la presencia obligatoria de un inspector especializado desde el principio y hasta el fin de cada cacería.

Ahora, aún a la espera de que dicha ley sea promulgada antes de la finalización del mes de abril, según adelantó a la prensa Albi Modise, vocero de la cartera, se sostiene que esta decisión está basada en el objetivo de es dar credibilidad a un área importante para la economía y el turismo sudafricano ante un inquietante aumento de la caza furtiva, que han advertido algunos ecologistas, está comenzando a poner en riesgo la sobrevida de esta especie.

Al respecto, los medios de prensa locales ha informado en las últimas semanas que distintos escándalos mancharon recientemente la imagen de la caza legal, como el descubrimiento de redes que desvían los permisos obtenidos legalmente con nombres falsos para traficar con cuernos de rinoceronte con destino a Asia, y que según ellos, intentan encubrir la actividad como si se tratara de una exportación de trofeos de caza.

Por ello, se espera que a partir de la disposición de esta nueva normativa, la caza de rinocerontes sólo pueda realizarse bajo la supervisión de un agente de la protección de la naturaleza, de preferencia un inspector de gestión ambiental de cada provincia implicada, y que evite los daños malintencionados sobre la especie, una de las más emblemáticas de la región.

Al respecto, Albi Modise explicó que el principal propósito de esta nueva medida no es otro que proteger a los rinocerontes y evitar cualquier litigio con relación al sistema, a la vez que quieren dotar de credibilidad a las normativas que el país posee en este aspecto.