El miércoles, durante una ponencia de El Día del Inversor en Londres, el presidente del grupo Telefónica, Guillermo Ansaldo, enumeró algunas de las estrategias para mejorar el nivel de negocio de la empresa, y como quien no quiere la cosa, incluyó la cereza del pastel: una reducción del 20% de su plantilla.

El recorte afectará sobre todo al persona de telefonía fija, un rubro donde el volumen de negocio se ha visto sensiblemente reducido. En total, se estima que entre 5.600 y 6.400 personas se van a la calle.

La noticia ha convertido a Telefónica en un hastag de Twitter más poderoso que el Real Madrid-Barça, debido a que el anuncio del recorte coincide con otro: la operativa de su Performance & Investment Plan (PIP) de este año.

El Performance & Investment Plan (resulta un tanto incongruente, pues mientras se despide al 20% de los  empleados,  450 millones de euros en acciones serán entregados a los 190 directivos de  la compañía.

En Twitter proponen ligar a Telefónica a poco honrosos hastasgs como #portabilidadmasivaaotracompañía y #estepaissehunde, y un cambio masivo a otras empresas como protesta.

Fuente | Blogtrabajos

También te puede interesar:
Los dioses también sufren la crisis