En entradas anteriores ya hablamos de la financiación de negocios a través de Crowdfunding, no obstante, hay muchas más maneras de financiación que hablaremos en otra ocasión, ya que hoy nos centramos en resolver esta curiosa pregunta que da título a esta entrada, y que pude leer en una noticia:

Un hombre atractivo tiene, sobre el papel, mayores probabilidades de lograr financiación para sus proyectos”.

Fuente: es.finance.yahoo.com
Fuente: es.finance.yahoo.com

Al leer esto, uno puede pensar que es una broma o una exageración. Pero realmente un estudio elaborado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT),  lo ha corroborado. Las mujeres y los hombres menos atractivos obtienen peores resultados en esa búsqueda de apoyo financiero para sus startups o negocios. Esto esta relacionado con los prejuicios de los que se caracteriza la sociedad en general, y que se debería cambiar.

Este estudio está basado en dos experimentos, uno sobre presentaciones de empresas narradas en la que participaron 521 personas, de las cuales en el 68% de las ocasiones eligieron las presentaciones narradas por los hombres atractivos; y el segundo experimento en el que han participado 207 personas, se basa en vídeos donde se mostraban planes de negocio,  según ha explicado la profesora del MIT, Fiona Murray, coautora del articulo que informa de dicho estudio.

En el estudio se les preguntó a los participantes que qué probabilidad de invertir en la startup tenían y además se les pidió que evaluaran el atractivo de los ejecutivos. 

Tras el análisis de las respuestas, el estudio del MIT, saca las siguientes conclusiones: los hombres emprendedores tienen un 60% más de probabilidad que las mujeres para lograr el éxito al buscar financiación. Además, el atractivo físico, según la clasificación establecida tras la visualización de las presentaciones, produce un 36% del incremento del éxito de éstas.

Esto unido a un estudio de Dow Jones VentureSource,  en el que se afirma que sólo el 11% de las firmas de venture capital habían sido fundadas o lideradas por mujeres,  pone de manifiesto la desigualdad histórica que hay entre hombres y mujeres en las startups, aunque esperemos que esto se vaya igualando.