Es posible que te hayas planteado esto alguna vez, sobre todo si tu matrimonio no va bien. Y la ley es lo que dice, un negocio, siempre y cuando no haya separación de bienes, también se dividiría en caso de negocio, es decir, que a cada uno le corresponderían el 50% de los beneficios que se obtengan del negocio (así mismo también se deben hacer frente de los gastos al mismo tanto por ciento).

A menudo cuando ocurre esto muchos optan por cerrar el negocio o venderlo y repartirse los beneficios para así no tener que compartir el negocio pero otras veces, por la situación, antigüedad u otros menesteres, se sigue con la empresa, en este caso con dos jefes, no sólo uno.

Claro está, esto es más difícil de sobrellevar y se necesita un consenso en las decisiones con lo que no muchos aguantan la situación.

También te puede interesar:
Consejos para tu empresa en Instagram