Mientras los medios tradicionales no paran de culparlos por los altos índices de violencia infantil y juvenil, y por inspirar a los psicópatas que entran a los colegios armados hasta los dientes, los videojuegos se han establecido como una de las industrias más rentables. Su venta creció en España en un 50,4% durante 2007 gracias, sobre todo, al incremento en la venta de consolas, cifras que nos sitúan en el cuarto sitio dentro del mercado europeo, sólo detrás de Reino Unido, Francia y Alemania.
Con una inversión en publicidad que rebasó los 120 millones de euros , las ventas en España de videojuegos alcanzaron 13 mil millones de euros, casi 5 mil de ellos en consolas. Las marcas que lideran el mercado son DS y PS2, que juntas abarcan un 70% de las ventas. Las ventas en software para PC se desplomaron un 11%.
Para el sector, en un informe presentado por la Asociación de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento, el enemigo a vencer no es la actual crisis económica sino el Top Manta, que vendió 2 millones de copias, y los programas P2P, que permitieron el intercambio del 14,8 millones de productos; un incremento del 22% en comparación con 2006.

La industria insiste en considerar a todas esas copias ilegales como productos no pagados, y cifra sus perdidas en 150 millones de euros en ese concepto.