Muchos sostienen que los seguros de viaje son demasiado caros, y por ello no hay que contratarlos. Pero la verdad es que si consideramos lo que cuesta salir de vacaciones, y más en algunos casos, el costo de la póliza es casi nada comparativamente, por lo que estar mirando el dinero en esas ocasiones parece hasta innecesario. Por ejemplo, por norma, su costo es de alrededor del 5% del total.

Luego, también algunos desaconsejan la contratación de este tipo de seguros, porque sostienen que son difíciles de encontrar en el mercado, pero la verdad es que no es así. De hecho, hoy en día pueden contratarse hasta a través de Internet, y para fines de este año, en los principales destinos del mundo estiman que el crecimiento de estas pólizas ha sido del orden del 75% en el mundo entero.

También hay quien dice que sólo sirve el seguro si se cancela el viaje. En este caso, la verdad es que cuentan con algunos beneficios bastante interesantes, como que se contemplan la cancelación e interrupción del viaje, asesorías legales en casos específicos, cobertura de pérdida del equipaje, siempre y cuando se encuentre declarado, y asistencias de las personas que puedan llegar a aclararte tus dudas.

Otro de los rumores que existen en torno a los seguros de viajes es que corren únicamente en casos de viajes lejanos y costos, lo que tampoco es cierto del todo, ya que cuando hablamos de viajes cortos tienen las mismas ventajas de siempre, e incluso hay personas que viajan por cuestiones personales de forma seguida, y también aprovechan para ello.

Finalmente, debemos desmentir que este tipo de seguros sólo cubra los accidentes relacionados con las actividades del viaje, ya que en la mayoría de los casos cubren todo tipo de accidentes, incluso aquellos que también podrían sucederte mientras estás en tu casa descansando, o en el trabajo.