Robert Kiyosaki lo mencionó en su libro “Padre Rico, Padre Pobre” tus dos grandes activos son tu cerebro y tú tiempo. De tal manera que nuestro tiempo, quizás el recurso mas limitado y finito con el que contamos sea el detonante para poder trabajar como los grande empresarios.

Stephen Covey, autor de los “Siete hábitos de la gente altamente efectiva”, mencionaba que la administración del tiempo no tenía nada que ver con exprimir cada minuto del día hasta el cansancio ni con triplicarse para cumplir con cada una de las tareas impuestas, si no, lograr concretar lo importante y no lo urgente.

Cada empresario exitoso tiene su método personal para administrar su tiempo de manera eficaz, sin embargo mencionare algunos consejos que aplicados de manera correcta y sobretodo constantemente, te permitirán un mayor y eficaz control de tu tiempo:

  • Analiza tus objetivos y define lo que realmente es importante y no lo urgente. Si nos enfrascamos en lo que se ha convertido en urgente, seguiremos siendo esclavos de nuestro tiempo. Evita a toda costa que tus tareas se conviertan en urgentes, ejecutándolas en el tiempo y forma correcta.
  • ¿Cómo gastas tu tiempo? ¿Te has preguntado cuento tiempo pierdes en trivialidades? Concientiza en cada una de ellas y evalúa de cuales puedes prescindir.
  • Lleva una agenda. En ella anota las tareas pendientes, es una de las formas más eficaces de lograr un control de tu tiempo.
  • Define tus prioridades. De tu lista de tareas pendientes define cual es la mas importante y así sucesivamente, evita que se conviertan en tareas urgentes.
  • La planificación. La planificación del día siguiente y de la semana te dará mayor control sobre tus actividades, de esa manera comenzaras cada día sabiendo que hacer.
  • No dejes tareas sin empezar o sin terminar. Si dejas para mañana lo que puedes hacer hoy tendrás un día pesado y abrumador, empieza tu día con tus tareas que no te gusta hacer y asigna las demás para el resto del día. Notaras como rinde más eficazmente.
  • Delega. Cuando delegamos tareas a terceros que las harán más rápido, mejor o fácil nos dará tiempo para realizar otras actividades.
  • Aprende a decir “NO”. Si lo manejamos de la manera correcta será una de nuestras herramientas más poderosas para administrar nuestro tiempo. No es evadir responsabilidades sino aprovechar nuestro potencial donde somos más productivos.
  • Concéntrate únicamente en la actividad o tarea que estas realizando. Concéntrate al cien por ciento en una y sólo una tarea a la vez. Cuando logramos concentrarnos al 100% por espacios de horas, tenemos periodos altamente productivos. Recuerda “el que mucho abarca poco aprieta”.
  • Recuerda que tú eres la persona más importante. Date tiempo para relajarte y consentirte, te sorprenderá ver el rendimiento que tienes después de hacerlo.