consejos conducir embarazada

En las sociedades modernas, los seguros tienen lo que podríamos definir como una función preventiva, ya que mayoritariamente se encargan de actuar en casos condicionales, y por eso, muchas veces, desde estas mismas compañías se preocupan por que no nos sucedan cosas que luego podrían traerles problemas a ellos mismos, y a nosotros, como en el caso de la conducción de las mujeres embarazadas en sus coches.

En este sentido, el primer elemento en el que hacen foco las aseguradoras, tiene que ver con que el primer trimestre del embarazo -siempre y cuando se lo detecte en este tiempo- es uno en el que hay que tener mucha precaución, considerando que el feto recién se está desarrollando, y el riesgo de aborto espontáneo en caso de que haya un accidente es bastante elevado.

Por lo demás, el segundo trimestre es el más seguro, ya que de hecho los especialistas sostienen que el mejor periodo para la conducción es entre las semanas 18 y 24 aunque la comodidad puede no ser la mejor, pero no es lo que se prioriza en estos casos. Finalmente, como es lógico, el tercer trimestre es el más incómodo de todos por el crecimiento de la pancita.

Otro mito muy común que se ha extendido en los últimos tiempos tiene que ver con que las embarazadas no deben utilizar airbags porque éstos pueden dañar al bebé, cuando no hay nada más peligroso para el feto que no detener su marcha en inercia tras una colisión, así que siempre que puedas, debes utilizar los airbags cuando conduces embarazada, y también al ser acompañante.

Finalmente, otra cuestión muy relevante en estos casos, tiene que ver con colocar el cinturón correctamente. Para hacerlo, se debe poner la banda pectoral entre los senos y la banda pélvica sobre los muslos a la altura de las ingles, ya que es la única forma de evitar que se desplace la misma hacia el abdomen, provocando daños en caso de accidente.