seguro coche todo riesgo

Entre todos los seguros de coches que podemos encontrarnos en el mercado, uno de los más comunes es el de todo riesgo. Sin embargo, si hacemos una consulta entre todas las personas que solemos frecuentar cada día de la semana, veremos que prácticamente nadie tiene contratada una póliza como ésta, así que, a continuación, vamos a preguntarnos en qué casos concretos conviene adquirirla.

Lo primero que debes considerar en estos casos, ante la pregunta de “cuándo debemos contratar un seguro de coche a todo riesgo?”, es que la respuesta siempre comprenderá una valoración subjetiva del problema, porque no todos los casos son iguales, pero por eso mismo queremos pensar en algunos elementos que podrían ayudarte a decantarte por este tipo de aseguramiento.

Por ejemplo, de seguro habrás notado que tu compañía de seguros, la mayoría lo hace, tiene una serie de aspectos según los cuales determina si eres un buen conductor o no. Una forma de saberlo será si recibimos bonificaciones por parte de la aseguradora, además de elementos como si normalmente conducimos dentro de la ciudad, y demás.

A partir de allí, pensando en las cuestiones anteriores, debes saber que cuando gozas del visto bueno de la compañía como un buen conductor, es que decir que no llevas adelante ningún tipo de maniobra arriesgada o que pueda ser calificada de imprudente, tienes una chance menor de padecer pequeños siniestros.

De este modo, si se cumplen todas las condiciones anteriormente mencionadas, lo aconsejable en tu caso será contratar la franquicia. De forma contraria, si nos pasamos el día conduciendo de uno a otro lado por distintos motivos, el riesgo aumentará y en tal caso sería mejor no contratar la franquicia. Por lo demás, la asiduidad con la que se producen catástrofes naturales en tu zona de residencia también puede llegar a ser determinante en estos casos, más que nada si la cuota mensual no difiere demasiado.