-

Estado de shock




Un sádico disfrazado de médico, no sé su nombre, inventó los electroshocks como “remedio” de las enfermedades mentales. Seguramente supuso un avance increíble respecto a la trepanación pero no dejaba de ser una barbaridad. Hoy día, a base de titulares y sensacionalismo, vivimos a shocks, a golpes, en los que el miedo es la energía prima fundamental.

Si la fortaleza de la bolsa en 2009, con subidas de hasta un 40%, cuando peor pintaba la crisis no significaba el fin de los males, ¿por qué un mal día de los inversores debe preocuparnos o ser el signo de la catástrofe?

No encuentro la explicación salvo porque parece que nos hemos instalado en la época del calambrazo. Lo bueno es que las descargas cada vez se repiten con menor frecuencia y uno se acostumbra a todo. Hasta a lo malo.


También te puede interesar:
Superman sale al cruce de las hipotecas

Lo último...

El 20% del sector hortofrutícola está en elevado riesgo de impago

La pandemia del COVID19 ha impactado fuertemente en muchos sectores. Uno de los más afectados ha sido el hortofrutícola. Según el informe elaborado por...

La gran mayoría de empresas de España solo opera en el mercado doméstico

De cara al futuro, las empresas capaces de abordar las oportunidades que le brindan los diferentes mercados en la salida de la crisis, serán...

El sector jamonero también adopta la tecnología blockchain

La popular marca de jamones Navidul ha incorporado la tecnología blockchain a sus piezas ibéricas. Esto engloba tanto a sus paletas, como a sus...

Tasas de interés: ¿Qué es, cómo funciona?

La tarifa del préstamo es la suma que cobra un banco por la utilización de ventajas comunicadas como un nivel. La tarifa del préstamo...

Las mujeres son más fieles a su banco que los hombres

Son muchos los clientes que tienen queja de su entidad bancaria, ya sea porque les cobran demasiadas comisiones, por la atención al cliente, por...
Artículo anteriorMal día en la Bolsa de España
Artículo siguienteUna semana para olvidar